Blogia
Helados Galácticos

Doctor Zito

- Hijo, ya sabes que se ha estropeado el coche. Hay que cambiarle el motor entero. Va a costar mucho dinero arreglarlo. Tu padre lo necesita, así que este año no podremos hacerte regalos por tu cumple. Lo siento.
- Pero habrá fiesta?
- Si hijo, no te preocupes, tendrás tu fiesta - mi madre me sonríe, me acaricia el pelo y todo lo demás ya no importa.
Llega el día. Mis padres se levantan como de costumbre una hora antes que yo. Les oigo trastear por la casa. Siempre nos despiertan justo antes de salir para ir a trabajar. Mi madre entra en mi habitación, tiro del hilito, enciendo la luz.
- Bueno, un regalito pequeño no te podía faltar.
Me besa y deja algo al lado de la cama. Me desperezo, estoy muy dormido. Me levanto para alcanzarlo. Es una figura oscura, entre un plástico y un cartón, del tamaño de la palma de mi mano. Tiene una capa negra y un sable láser de color naranja fosforito.
- Gracias, mamá!


La abrazo con todas mis fuerzas. Son las siete y cincuenta y ocho minutos, hora exacta.

- Doctor Zito

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres